LIVING LAB DIABETES: combatimos el sedentarismo. Conclusiones primera reunión

Fecha: 4 de marzo de 2016 Lugar de celebración: Centro Esther Koplowitz (Barcelona) Asistentes: Laura Brugnara, Sergio Fuentes, Ramon Gomis, Kimberly Katte, Catalina Mares, Julià Molero, Gustavo Mora, Anna Novials, Daria Roca, Immaculada Saumell, Joan Vila.
Living Lab 1
Living Lab 1
En esta primera jornada del Living Lab, se reunieron los 11 miembros constituyentes, todos ellos procedentes de campos y backgrounds muy diversos, con el objetivo común de formular, discutir y consensuar una propuesta de proyectos innovadores para promover un estilo de vida más activo y sano en personas con riesgo de desarrollar diabetes y otras enfermedades metabólicas. Intercambiaron ideas desde la experiencia personal, buscando sinergias complementarias para el diseño del concepto de un proyecto de cambio enfocado en la práctica de ejercicio físico en entorno urbano. El proceso de debate tuvo dos fases:
  1. Una primera analítica, donde – a través de un método DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades)– se detectaron las debilidades que dificultan la creación e implementación de programas para modificar el estilo de vida, cuando este cambio se orienta a evitar el sedentarismo. Asimismo se identificaron algunas de las ventajas o fortalezas propias de programas con este enfoque: un beneficio claro para los participantes en la forma de mayor bienestar físico, emocional y psicológico, mejora de autoimagen; el aspecto asociativo/social del ejercicio cuando se realiza en grupo; etc.  Además, se comentaron algunas de las amenazas y oportunidades de cambio que vienen del entorno y que pueden representar un factor clave para su éxito, por ejemplo: el clima; una creciente sensibilización de los poderes públicos respecto los efectos del sedentarismo sobre la salud; el ascenso del urbanismo participativo; el potencial de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) y de las redes sociales; y el precio competitivo del ejercicio en comparación con otras formas de diversión, ocio o entretenimiento.
  2. Una segunda sintética, donde se intentaron verbalizar las líneas principales que se podrían desarrollar, con el objetivo de poder implementar nuevos proyectos que supusieran un real cambio cultural en el combate contra el sedentarismo:

Se estableció que cualquier intervención estaba sometida a las influencia del ecosistema, tanto público como privado, y a las propias servitudes que pueda exigirnos el desarrollo de un producto que facilite la implementación de esta intervención. También se identificaba un relato individual que ya se iniciaba en el período educativo –familia, escuela- que en cualquier caso condicionaría la respuesta a cualquier agenda de cambio; y uno colectivo –características del entorno urbano, vivienda, paisaje- que puede facilitar o dificultar cualquier alternativa al estado actual. Además, se detectaron otros elementos condicionantes tales como el tiempo necesario para llevar a cabo una actividad física, el sentimiento de frustración por haber fracasado en experiencias previas y el coste de la práctica de determinados ejercicios –equipamiento, gimnasio-, entre otras. En el intento de establecer un marco innovador, se propusieron las siguientes propuestas:

A)     El barrio como elemento determinante para promover la actividad física

a)      Genera relación de proximidad y empatías entre el vecindario, lo que facilita la actividad. b)      Permite el ejercicio en grupo, sean amigos o familia, que motiva la participación c)       Facilita talleres informativos sobre cómo vencer el sedentarismo d)      Facilita la creatividad social como motor de cambio (fiestas, gincanas…) e)      Incorpora miembros de cualquier edad f)       Puede facilitar equipamientos adecuados g)      Las asociaciones de vecinos pueden facilitar la promoción y difusión de actividades.

B)      Los huertos urbanos como una oportunidad

a)      Los huertos se han concebido para el bienestar de las personas mayores que encuentran en esta actividad beneficios psíquicos. No se contempla como un elemento promotor del cambio de estilo de vida. b)      Permiten una actividad física integral en determinados colectivos que pueden tener limitaciones para la práctica de otro tipo de actividades. c)       No existen diseños de programas de ejercicio en el entorno del huerto que permitan utilizar la actividad del huerto como una oportunidad. d)      El acceso a los huertos puede ser cercano al barrio, con lo cual puede integrarse en la propia actividad física vinculada al programa del barrio.

C)      El baile como elemento social de actividad física

a)      El baile se considera como una actividad que establece vínculos sociales potentes. b)      Facilita la actividad física a diversas edades. c)       Tiene un componente lúdico que favorece la adscripción al programa. d)      Es un actividad aeróbica. e)      Su coste es menor. No requiere grandes infraestructuras. f)       Se puede practicar en familia o con amigos. g)      Encaja en el programa del barrio.

D)     Caminos para la salud metabólica

a)      Andar es considerado como una actividad fácil, asequible a todas las edades. b)      Para tener un mayor impacto sobre la salud, es necesario una práctica de la marcha integradora, que contemple también el movimiento de brazos y otros ejercicios complementarios. c)       Andar en un entorno físico urbano puede resultar incómodo y, en algunos casos, sujeto a riesgo (riesgo de accidente con otros vehículos, motos, bicicletas, patinadores, etc.). d)      Se proponen caminos para la salud metabólica en el entorno urbano, a ser posible en la periferia del barrio, en paisajes que favorezcan la actividad (paisaje), la compañía, y el poder realizar alguna tabla complementaria de ejercicios gimnásticos. e)      También se comenta la posibilidad de incluir en las rutas una serie de visitas a lugares/recintos/monumentos/objetos de interés cultural, histórico y/o turístico, para motivar la participación.

 De cara a la segunda reunión del Living Lab y, una vez analizadas las propuestas presentadas, se propone lo siguiente:

  a)      Buscar un entorno que favorezca el poder elaborar un video demostrativo de alguna de estas propuestas con el intento de promover un proyecto de mayor envergadura en base a las consideraciones del grupo de trabajo. Se propone en las instalaciones de Fundación Alicia en Sant Fruitós de Bages. b)      La jornada la dirigiría el Sr. Serafín Murillo, especialista en nutrición y experto en actividad física y enfermedades metabólicas. c)       En las dos primeras horas se realizará una sesión práctica de la actividad filmada en el huerto poniendo en valor esta forma de actividad física. d)      Terminada esta actividad se realizará una ruta a pie por un camino arbolado con especial énfasis en las ventajas que este tipo de actividad pueda tener sobre la lucha contra el sedentarismo. Se filmarán aspectos puntuales de esta actividad. e)      Se reunirá el grupo para debatir las ventajas e inconvenientes de las prácticas de las propuestas exploradas, así como su viabilidad y aplicabilidad a población general. Se examinarán algunos aspectos teóricos, de cómo se puede aprovechar el huerto para promover el ejercicio, mejorar hábitos alimentarios saludables y contribuir hacia una mayor sostenibilidad de nuestro ecosistema; y de los caminos para la salud, para promover el ejercicio. El Sr. Murillo nos expondrá en teoría que suponen estas actividades en el balance energético, y se considerarán pautas nutricionales y de hidratación. f)       Finalmente, se ofrecerá información que ayudará a orientar la segunda fase de trabajo del Living Lab, a la hora de elaborar un prototipo del proyecto que finalmente se elija desarrollar.